Hernani Burujabe! Eraldaketarako pausoa

Hernani Burujabe! Eraldaketarako pausoa

| Hiritik At |

“Hernani Burujabe, eraldaketarako pausoa” dokumentala. Bira Produkzioak-ekin baterako eginiko dokumentala ikusgai.

Birarekin batera “Hernani Burujabe, eraldaketarako pausoa” dokumental motza ondu dugu. Duela urte bete hasi zuen Hernani Burujabe herri egitasmoak bere ibilbidea. Asmoa, eskala lokaletik lurralde burujabetza eraikitzeko trantsizio prozesu integral bat aktibatzea da. Dokumentalak gaur arteko ibilbidea jaso du, bi plano uztartzen saiatu delarik: Hernaniko lurraldean jazotzen ari denaren kronika eta hau gidatzen duen paradigma politikoaren azalpena.

Burujabetzen herrian biziko gara!

Horrela ageri da Hernaniko markesina eta txoko ugaritan. Asmo eta borondateak agertzen dituen leloa da bai. Bizi nahia, egungo eredua gainditzeko beharra. Honekin, errealitate alternatibo bat sortzen ari den prozesu baten isla ere bada.

Hastapenetan den herri egitasmo da Hernani Burujabe. Honek, lurraldea eraldaketaren helburu eta era berean bide bezala hartu ditu. Objektu eta subjektu. Lurraldegintza berri baterako prozesua, lurralde burujabea eraikitzeko. Baina zer esan nahi du honek?

Hasteko eredu kapitalista biozidak eratzen duen eredu eko-soziala gainditzeko borondate kolektiboa formulatu dela udalerrian.

Bigarrenik, zeru-muga hau diseinatu eta egiteko, lurralde agente anitzen arteko aliantzak eraikitzen ari direla: Udalaren, herritar antolatuen eta sektore ekonomiko burujabeen arteko lotura afektibo eta politikoak. Kontra-esanez salbu ez dagoen prozesua da, baina elkar-ekintzan agente bakoitza ari da bere toki eta funtzioa topatzen. Udalak baliabideen publifikazioaren misioa bere egin du, hau planifikazio herritar baten mesedetan jarri ahal izateko. Merkatu logikatik atera eta bizitzaren mesedera ekartzeko. Era berean, herritarrak eremu ezberdinetan ari dira antolatzen: Sektore burujabeak indartzen eta prozesuaren norabidetze estrategikoa hartzeko boteretze prozesu batean. Bestalde, eragile ekonomiko lurraldetuak sortzen edota saretzen ari dira modu demokratikoan lehenesti diren sektoreetan erantzunak eman ahal izateko. Elikaduraren sektorean, energian, zaintzan, telekomunikazioetan, tokiko txanponarekin edota bioaniztasunaren eremuetan jazotzen ari dena honen isla da. Sektorez sektore, egitasmo berean alternatiba sozio-ekonomiko burujabeak eraikitzeko prozesuak aktibatzen ari dira Hernanin.

Hernanitik, krisi ekosozialari lurraldeetatik erantzun behar diogula esaten ari zaigu. Bizitza erdigunean jarriz eta horretarako planifikazio demokratikoaren ideia sendoa ekarriz lehen lerrora. Gaitasunak antolatu, elkarrekin nahi dugun lurraldea planifikatu eta hori gauzatzeko boteretu. Horixe da egitasmoaren sakoneko metodoa.

Esana da, hastapenetan dagoen eta kontra-esanez bizi den prozesu bizi batez ari gara. Hiritik At-i honen barrunbeetan murgiltzeko aukera eskaini zaio. Honetan, aipatu planifikazioa eta honi loturiko gobernu ekosistema eraikitzeko erronkan bidelagun izateko zortea dugu.

Egindako bidetxoa ezagutzera emateko asmoz, dokumental txiki hau egin dugu Bira Produkziak-eko kideekin batera.

On egin!

 

Bizitzaren aldeko abentura honetan murgildu zareten herritar, udal langile, zinegotzi, militante, profesional eta lagun guztientzako.
Mila esker.

(Hirtik At. 2022/10/01)

Transitar hacia un modelo de  desarrollo territorial soberano (II)

Transitar hacia un modelo de desarrollo territorial soberano (II)

BAJO BIDASOA: TRANSITAR HACIA UN MODELO DE DESARROLLO TERRITORIAL (MÁS) SOBERANO (II)

Escenario económico y líneas de actuación posibles

| Iker Eizagirre |

2. Situación económica en Irun. Los datos.

Presentamos los datos principales recogidos del anuario económico de Bidasoa Activa S.A. (2018) para después extraer conclusiones y operativizar en forma DAFO.

Datos socio-económicos básicos

  • Población total: 79.201 habitantes

  • Densidad comarcal de 1.106,2 habitantes por km2

  • Población activa: 37.353 habitantes

  • Desempleados: 4.275 habitantes, lo que supone una tasa de paro estimada de 11,5%

 

  • Contratos formalizados en el 2017: 25.835 contratos.
  • El número total de personas afiliadas a la Seguridad Social a finales de 2017: 23.717 personas.
  • Establecimientos y empleos por ramas de actividad y PIB relativo por cápita.

Formación

El alumnado en los centros educativos de la comarca asciende en 2017 a 12.149 alumnos/as. El 64% de las matriculaciones se registran en centros públicos y el 36% restante en centros privados. En el campus del Bidasoa Mondragon Unibertsitatea se están formando un total de 295 alumnos/as, provenientes tanto de la comarca como de otros municipios.

Tejido económico

Al finalizar el 2017, el tejido empresarial comarcal está compuesto por 6.657 establecimientos que ocupan a 25.727 trabajadores/as, de los cuales el 77% trabaja en el sector terciario. El sector primario destaca por la notable actividad pesquera desarrollada por la flota de Hondarribia, con 24 embarcaciones y 261 tripulantes, la cual se dedica exclusivamente al subsector de bajura. El sector industrial de la comarca se compone de 391 establecimientos dando empleo a 3.756 personas, 3.641 en el municipio de Irun y 115 en Hondarribia.

En cuanto a la construcción, la comarca cuenta con 989 establecimientos que ocupan a 1.545 personas trabajadoras.

El sector terciario (servicios) de la comarca lo componen un total de 5.176 establecimientos, dando empleo a 19.964 personas.

Turismo

La progresiva ampliación de los recursos turísticos comarcales tiene como objetivo la atracción de turistas a la comarca. En el año 2017 la comarca dispone de 47 establecimientos de alojamiento. La capacidad de estos establecimientos alcanza la cifra de 2.516 plazas. En 2017 media anual de ocupación del 66,2%.

Infraestructuras

Elementos fundamentales a tener en cuenta sobre los que se construye el territorio y la actividad económica. En este sentido la red fundamental consta de:

En resumen:

  • La población: asimetría poblacional entre los dos municipio de la comarca, que son parte de una aglomeración urbana intermedia dentro de la región urbana de la EuroCiudad Vasca (con Donostia con 180.000 hab. y Baiona-Angelu-Biarritz con 105.396 hab. como polos más fuertes).

  • En relación a las fuerzas centrífugas que afectan a la comarca: un 48,1% de las personas empleadas empadronadas en Irun con empleo, lo ejercen fuera de la comarca (Eustat, 2011).

  • Una comarca relativamente más pobre: los datos del PIB, la renta familiar y la tasa de paro (la más grande de la provincia) así lo muestran.

  • Una comarca con una oferta educativa considerable (Formación Profesional, sobre todo, y universitaria).

  • Un tejido económico muy terciarizado que no consigue explotar el sector turístico potencial dada su localización.

  • La comarca, y en especial Irun tiene una centralidad secundaria en la ciudad real respecto a las áreas funcionales de Donostia y BAB. Esta posición secundaria es más fuerte en algunos aspectos económicos (que vienen reconocidos por la propia EuroCiudad y el Plan Estratégico de Bidasoa Activa). Así, los sectores de actividad sobre los que se quiere explotar la ventaja competitiva son:

    • Logística de tráfico de mercancías (logística avanzada) por su condición de nodo de comunicaciones.

    • Comercio 4.0 y referencia para el consumo “ciudad de compras”.

    • Se habla de la movilidad eléctrica.

    • Un vago sector como “la industria creativa”.

    • Oferta formativa en Formación Profesional.


Topografía básica recogida en las Directrices de Ordenación Territorial (Gobierno Vasco, 2016). En ellas como vemos Irun tiene un peso específico muy secundario respecto a San Sebastián. Peso que trata de ganar potenciando su función puente con Baiona y Europa.

2.1 DAFO

DEBILIDADES

– Tejido económico muy terciarizado

– Una parte del pequeño comercio en declive: dificultades para la modernización y sitiado por los grandes centros comerciales y las nuevas formas de venta (online). Débil asociación y estrategia inexistente sector-institución compartida.

– El peso del primer sector es nulo y no hay apuesta institucional por tratar de revitalizarlo de laguna manera dentro del paradigma del Km0.

– El nivel de modernización e innovación de la pyme es pequeño (Ikei, 2017) y no hay colaboración empresarial a nivel comarcal para ello.

– Dificultades para facilitar más suelo de uso industrial.

– Una débil apuesta por crear fondos de financiación para la innovación en pymes, emprendimientos de la comarca

– No existe una estrategia integrada ni liderazgo público en ello. Lo que se hace se hace a nivel de sectores de actividad (agro-alimentario, hostelería, turismo, logística, etc.) pero sin buscar sinergias.

– Débil articulación entre los centros formativos y las necesidades de cualificación del tejido económico.

– El servicio de emprendimiento de Bidasoa Activa S.A. es deficitario: formaciones aleatorias pero sin servicio de acompañamiento y vinculación con el tejido económico comarcal a la nueva empresa.

– No se trabaja la resignificación del emprendimiento como forma legítima y necesaria de generar riqueza para el territorio.

– Un nivel de renta relativamente bajo respecto a la provincia y débil cohesión social para actuar de forma común.

– Tasas de paro más altas de la provincia.

– Visión de crear empleo sí, pero no empleo de calidad.

– No existen ni estrategias ni herramientas para la integración al ciclo económico con plenos derechos de sectores con riesgo estructural de caer en la exclusión social o la marginalidad (migrantes y sectores subcualificados).

– No existen ni estrategias, ni herramientas para la integración de sectores con riesgo estructural de caer en la exclusión social o la marginalidad (migrantes y sectores subcualificados) al ciclo económico con derechos plenos.

– Propuestas económicas alternativas (ESS, circular, cooperativismo, comunes, etc.) son vistas como “ocurrencias” y no se las tiene en cuenta.

– Una ciudad muy dividida (ideología, procedencia, clase, barrios, etc.) e imposibilidad de acumular capital social en escala de ciudad.

FORTALEZAS

– El sector de la logística es fuerte (la plataforma de Zaisa de propiedad pública) y debido a la geolocalización de la ciudad es un sector con potencial para aprovechar las oportunidades.

– Numerosas iniciativas que plantean colaboración y desarrollo local en base a la articulación en clave territorial (BDS Koop (ESS), red de Industria creativa, Programa Bidasoa Km0, etc.)

Amor propio por el comercio local que en cierta manera lo mantiene a flote.

– Segunda ciudad de Gipuzkoa (tercera en la región transfronteriza) es Irun cabeza de comarca, y tiene posibilidades de generar un polo atrayente en sectores como la logística, el comercio o la cultura.

– Entorno natural, historia, conectividad, oferta gastronómica, etc. que hacen que tenga posibilidades de posicionarse como destino turístico

– Apuesta por participar en escalas supra-comarcales para el desarrollo económico en red: Consorcio Transfronterizo, EuroCiudad Vasca, EuroRegión, etc.

– Red de centros formativos que van hasta el máster universitario (Mondragón Unibertsitatea) y especial fuerza en la Formación Profesional con dos centros de referencia como son Bidasoa FP y Playaundi FP.

Movimiento asociativo activo que empieza a incluir lo “económico” en su agenda.

– Proyecto Vía Irun: estrategia conjunta entre gobierno municipal actual, Diputación, GV y Ministerio de Fomento para revolucionar el espacio ferroviario y convertirlo en una plataforma intermodal y centro de desarrollo económico moderno.

– Buena red de servicios: transporte público y conexiones supracomarcales, servicio institucional (ventanilla) a las empresas, abastecimiento de agua, luz e internet asegurado, escuelas, centros de mayores, etc.

– Progresiva sensibilización por parte del estamento político, más poroso a nuevas propuestas viendo que las cosas no acaban de mejorar.

AMENAZAS

– Quedar relegada como polo atrayente en la región urbana en construcción (por la fuerza centrífuga ejercida por Baiona y Donostia).

– Posibilidad de nuevas crisis y aumento de las desigualdades sociales: mayor degradación de la cohesión social.

– Las nuevas formas de producción, distribución y consumo, especialmente las que aplican economías de escala y uso intensivo de tecnología, pueden hacer que muchos sectores de actividad quiebren ante la capacidad competitiva de grandes empresas.

– Que las empresas y capitales foráneos, necesarios para activar los sectores estratégicos de la comarca, no vean atractiva la localización.

– Que el auge de visiones neoliberales y conservador-fascistas impidan articular alianzas con otros territorios en clave de desarrollo local y solidaridad.

OPORTUNIDADES

– Vía Irun Distrito Innovador: poder atraer empresas de referencia en logística avanzada, movilidad verde, comercio 4.0 y TICs a un nuevo distrito urbano situado en el centro de la ciudad y con opciones de inter-modalidad excepcionales (TAV, tren, euskotren, autobuses, etc.).

– Concienciación ciudadana en clave de democracia económica: cada vez más masa crítica.

El fortalecimiento (teórico y político) de proyectos de corte municipalista que apuesta por la relocalización de los procesos económicos (en la medida de lo posible, claro está). Existe una amplia red de municipios (aquí, Udalbiltza) en la que se están generando y consolidando nuevos modelos económicos desde lo local pivotados en proyectos probados y exitosos.

– Captar fondos europeos para financiar las estrategias de desarrollo comarcal.

Transitar hacia un modelo de  desarrollo territorial soberano (I)

Transitar hacia un modelo de desarrollo territorial soberano (I)

BAJO BIDASOA: TRANSITAR HACIA UN MODELO DE DESARROLLO TERRITORIAL (MÁS) SOBERANO

Escenario económico y líneas de actuación posibles

| Iker Eizagirre |

El objetivo de este breve trabajo será doble. Por una parte, analizar el escenario económico de la ciudad de Irun (situado en la comarca de Behe/Hego Bidasoa) en base a fuentes secundarias disponibles y sintetizarlo en formato DAFO. Por otro lado, realizar algunas propuestas estratégicas de cara a mejorar esta situación aprovechando las fortalezas y oportunidades detectadas y teniendo en cuenta diferentes planes de desarrollo económico existentes para la comarca.

Para ello, trataremos de no obviar la complejidad del contexto de globalización neoliberal actual, lo cual no implica resignarse a su fuerza. A su capacidad de moldear los territorios en función de las demandas del abstracto mercado mundial. Así, apostaremos por la transición hacia un modelo de desarrollo local más sostenible que vaya ganando cuotas de soberanía en diferentes ámbitos de la reproducción social [1] (Narotzky, 2014).

Hablaremos de transición y no de ruptura. Así, ciertos elementos del paradigma neoliberal actual se considerarán inamovibles -por ahora- y se propondrán “palancas de cambio” para que la lógica de la soberanía territorial pueda ir ganando peso específico, pueda ir subsumiendo ámbitos de relación socio-económica en un mismo contexto de relación. En un territorio en el que las dos lógicas (la del capital y la de la vida) ocurren de forma simultánea.

1. Una visión y elementos a tener en cuenta para una estrategia económica urbana hoy

Como recuerdan Subirats (2016) y Sunyer (2019) los gobiernos locales hoy están cada vez más preocupados y tienen más responsabilidad y herramientas para incidir en la marcha económica de sus territorios. La globalización ha alterado las escalas tradicionales, existe una “nueva sensibilidad de escala” (Subirats, 2016), en la que paradójicamente lo global y lo local están más relacionados. Las dos escalas se atraviesan mutuamente con mayor profundidad y cotidianidad.

La unidad pretendida estado-mercado-nación ha venido perdiendo peso como único marco de referencia en lo económico. Así, los territorios locales se enfrentan a la fuerza de los mercados globales con sus propias características y herramientas buscando elementos de ventaja competitiva que les posibiliten “aprovechar” los nichos del mercado global.

La estrategia de especialización regional inteligente (RIS 3), que dotadas de fondos europeos busca una integración estratégica a nivel comunitario de desarrollo territorial y económico, es prueba de esto [2]. Una apuesta por la competencia territorial en sectores económicos de valor de cambio agregado que la mayoría de veces genera modelos de desarrollo territorial extravertidos. Modelos de organización del territorio determinados más por las opciones de mercado global-externo que por las necesidades del propio territorio. La especialización conlleva un mapa de territorios profundamente interdependientes en amplísimas escalas. Interdependencia que lejos de articularse en base a tratados políticos/acuerdos de cooperación y/o ayuda mutua, se articulan como mercados. Se relacionan y compiten bajo los parámetros de la concurrencia y la obtención de ganancia. Es decir, territorios con escasa soberanía local, ecológicamente poco sostenibles y en los que concretar en lo real la justicia social es cada vez más difícil.. que ahondan en la forma de reproducción social capitalista y las consecuencias que de esta devienen [3].

Desde Irun, ciudad con los índices más altos de paro de la provincia (12,48%, datos de Lanbide, de abril del 2019 frente al 9.09% provincial), menor renta personal relativa (17.671€ frente a la media provincial de 21.714€, Eustat, 2016) y preocupantes síntomas de exclusión social, creemos que hay que empezar a visionar y generar estrategias territoriales hacia otro modelo.

Un modelo de desarrollo local sostenible y ciudadanamente participado, liderado por la institución pública y sus herramientas (como las agencias de desarrollo) que desde la visión y la autoridad ganada sean capaces de aglutinar a los agentes en direcciones conjuntas. Dirección que tiene como brújula las soberanías [4], la democracia económica y la justicia socio-ambiental.

Sea dicho que el viraje no puede darse de un día para otro: debemos partir de lo existente a nivel objetivo y del sentido común, e ir abriendo lógicas sistémicas que alimenten este modelo y debiliten a la vez el otro. Pero, ¿desde dónde? Es una cuestión de escala.

Como señalan Fons, Navarro y Boix (2016) en referencia a los pactos territoriales: “las reformas del sistema de empelo como las ideas innovadoras depende la movilización de los agentes públicos y privados en la escala territorial adecuada (…) los pactos territoriales es movilizar las voluntades los recursos locales en favor de una estrategia integrada que permita una mejor coordinación de las acciones”. La escala de la estrategia es por lo tanto fundamental. Creemos que por la institucionalidad generada para fomentar el desarrollo económico, por el marco de referencia vital de la ciudadanía y por las relaciones económicas tejidas en ella, la escala territorial en nuestro caso es la comarca de Bajo/Hego Bidasoa (conformada por Irun con 61.983 habitantes y Hondarribia con 17.018 habitantes).

Fuente: elaboración propia

En este gráfico tratamos de representar elementos que deben ser clasificados en diferentes ámbitos.

A) Ámbitos de la formación social que pueden ser diferenciados a nivel analítico por la cualidad de los agentes y las lógicas que estructuran al interior y en sus límites dichos ámbitos.

  • A.1.Ámbito de lo público
  • A.2.Ámbito de lo económico
  • A.3.Ámbito de lo social
  • A.4.Ámbito de la formación institucionalizada

B) Estructura territorial generada por la acción humana dentro de un determinado modelo de producción y reproducción social. Determinante para entender y proyectar el desarrollo económico. Aquí podríamos situar: 1)Infraestructuras en general (transporte, energéticas, hidráulica, telecomunicaciones o de edificación, etc.) 2) Conectividad como cualidad de la base territorial generada (ya sea física o virtual), las cualidades del urbanismo generado (gestión del suelo, compacidad y densidad, vivienda, función social del suelo, etc.) y el modelo de asentamiento territorial (relación campo/ciudad, metropolitización, dispersión, etc.).

C) La base biofísica sobre la que todo se sustenta: el medio natural que sabemos es eco-social (está parcialmente antropizado) pero que cabe separarlo de la “mancha urbana” y su lógica metabólica.

D) El sistema de representación o la “cultura” que todo lo envuelve y lo atraviesa. Es decir, el sentido que damos a las cosas y la guía para la práctica que ofrecen.

Huelga decir que desde la perspectiva del movimiento real de las cosas existe una relación dialéctica entre todos los elementos analíticamente diferenciados. Relación entre los ámbitos, el modelo territorial, la base biofísica y la cultura que conforma al interior de cada una de las mismas.

La cuestión estará, que dependiendo del modelo de reproducción social vigente el peso gravitacional de los ámbitos será diferente. Creemos que en el modelo actual lo que prima son las necesidades del polo económico que opera con una lógica plenamente capitalista: el territorio debe articularse para favorecer los procesos de acumulación de capital lo más rápido y con menos fricción posible.

Así, la institución debe garantizar servicios e infraestructura, financiación, información y legislación adecuada, los centros formativos deben abastecer la cualificación que el mercado exige y la comunidad debe ser dócil consumidora y sumisa trabajadora. El modelo territorial se debe adecuar como soporte para ello, y el medio natural es un “recurso”. Todo esto debe ser visto como “la única opción viable” gracias a una maraña ideológica densa. Una lógica del sentir y el pensar acorde con la acumulación que priorice al individuo, legitime la riqueza sobre la pobreza, respete ciertas jerarquías y autoridades, tienda a traducir todo al dinero, etc. Es decir, una cultura de mercado acorde que sea capaz de moldear las subjetividades en sintonía con las necesidades del mercado.

En contraposición, el desarrollo local en clave de soberanía debe poner el énfasis en las necesidades y aspiraciones (“desesidades”) sociales y las potencias que quiera desarrollar. Es decir, debe generar estructuras democráticas para poder orientar el territorio de forma comunitaria, contando con una estrecha colaboración de la institución y los centros formativos y poniendo la economía al servicio de la vida y no al revés.

En otras palabras “el objetivo estratégico, a medio y largo plazo, debería ser la transición hacia una cierta relocalización económica con el fin de reafirmar una base productiva soberana, diversificada y sostenible que permita a la economía urbana ganar autosuficiencia ante el empuje de la economía globalizada, porque la conquista ciudadana no debe ser –solo– política, sino también económica” (Sunyer, 2019).

De acuerdo con ello, la estrategia económico-urbana, basada en el desarrollo local y las soberanías tiene que tener en cuenta y debe cubrir los siguientes aspectos que solo enunciamos:

  • La multiplicidad de escalas.
  • Las personas en el centro.
  • Liderazgo público, deliberación radicalmente democrática y control público-comunitario de los recursos.
  • Los paradigmas económicos emancipadores (especialmente la alianza entre ESS y cooperativismo).
  • Resignificación cultural de la economía y del emprendimiento. Marcando una gruesa línea entre actividad que apunta a la crematística -el arte de hacer dinero del dinero- y la que cumple una función social.
  • Definición estratégica de una trayectoria propia de desarrollo que sea capaz de aprovechar las oportunidades de la globalización para fortalecer el metabolismo local.
  • La potenciación y el aprovechamiento de redes de cooperación formadas por los más diversos actores económicos locales.
  • Tener muy presentes los recursos intangibles, como la formación, las comunicaciones o la innovación tecnológica.
  • Conocer los mercados y desarrollar las líneas de acceso a los mismos a partir de ventajas competitivas propias.
  • Generar un clima local favorable para la actividad empresarial, potenciando los atractivos del territorio y articulando adecuadamente las políticas económicas con las sociales.

Con esta visión y esta misión pasemos a los apartados de caracterización económica de la comarca de Hego Bidasoa.

NOTAS

[1] Ésta se define como “el movimiento a través del cual una realidad social histórica concreta establece las condiciones para su continuidad, y el modo en que la realidad histórica concreta es incorporada en los agentes a través de las identidades personales y colectivas” (Narotzky, 2014).

[2] La RIS 3 explicita sus ideas fuerza de esta manera (Comisión Europea, 2014): 1)Se centran en el apoyo de la política y las inversiones en las prioridades, retos y necesidades clave del país o región para el desarrollo basado en el conocimiento. 2)Aprovechan los puntos fuertes, ventajas competitivas y potencial de excelencia de cada país o región. 3) Respaldan la innovación tecnológica, así como la basada en la práctica, y aspiran a estimular la inversión del sector privado. 4)Involucran por completo a los participantes y fomentan la innovación y la experimentación. 5)Se basan en la evidencia e incluyen sistemas sólidos de supervisión y evaluación (Comisión Europea, 2014).

[3] No es objeto de este trabajo analizar esta cuestión, pero situándonos en Irun la precarización general de la vida, el aumento de desigualdades, la poca soberanía en la organización de la producción y distribución (son grandes empresas tractoras que tienen capacidad de competir en lo global las que tienen la mayor fuerza gravitatoria y capacidad de incidencia), apropiación de la riqueza social por parte del capital foráneo, la exclusión social (ya que el valor agregado de la producción lleva a aparejado el uso intensivo de la tecnología y mano de obra cualificada que hace a cada vez más capas de la población “inservibles”) y la falta de cohesión en una sociedad tensionada, apática y resignada son algunos efectos. La “triada civilizatoria” propuesta por Fernández Ortiz de Zárate (2018) para comprender la lógica del capital en su fase actual se hace bastante palpable: a.) Mercantilización (de cada vez más espacios de la vida con énfasis en lo común/público). b.) Dominación múltiple (político/cultural). c.) Expulsión  de aquellos sectores que ya no interesa integrar bajo perspectivas productivistas).

[4] Nos hacemos eco de la propuesta sistematizada en la publicación “Soberanías” (Varios/as autores/as (2019). Barcelona: Zambra-Baladre). En ella apuestan por la definición de los ámbitos estratégicos de la reproducción social, diferenciarlas tácticamente y analíticamente, y generar dinámicas de conquista de grados de soberanía diferenciados con agentes/estrategias propias en cada ámbito de conquista. Sobresalen: Alimentación, Vivienda, Salud, Cultura, Energía, Tecnología y la “soberanía reproductiva” como transición totalizante que relaciona al resto de soberanías sectoriales bajo lógicas de acción que ponen al cuidado y las personas en el centro.